davidareyzaga's review

Go to review page

4.0

4.5/5 para el texto
-3 para la edición de Almadía

Empecemos por lo malo: aquí tenemos un gran texto traducido por Selma Ancira del ruso al español quien, por desgracia, es invisibilizada por Juan Villoro. La novela tiene un prólogo de Villoro que en 32 páginas no aporta nada que la traducción no pueda hacer por su cuenta. Mejor hubiera sido que Selma hablara de su trabajo en lugar de soportar un texto tedioso que no sabe si es crítica, biografía u homenaje desalmado. No conozco el trabajo de Villoro y quiero suponer que este prólogo no es representativo de sus habilidades, pero jamás había odiado tanto un prólogo. Sin embargo, el resto de mi enojo es con Almadía, pues decidieron incluir al final las biografías de Gógol (¿Entonces para qué incluyeron el prólogo pitero (ya podemos hablar como el nuevo director del FCE)? y Villoro (con un demonio, ¡él no hizo la traducción!).

Dejemos esas tonterías de lado. La traducción de Selma Ancira es hermosa. Ya que esta edición no habla de ella, me tomaré unas líneas para decirles que ella tiene más de 100 trabajos (un aproximado porque me cansé de contar cada entrada en su lista de traducciones) del griego y el ruso al español. Con esa clase de trayectoria, creo que merece mucho más reconocimiento que una simple mención en la página con la información de los derechos de la obra. Es mexicana y en 2012 ganó el premio de traducción literaria Tomás Segovia.

Y su traducción de Roma empieza así:

"Intenta mirar un relámpago en el instante mismo en el que irrumpe como un torrente de resplandor por entre las nubes negras como el carbón. Así son los ojos de Annunziata de Albano. Todo en ella evoca aquellos tiempos antiguos, en los que el mármol se animaba y los cinceles de los escultores brillaban".

Y aunque no sé ruso, puedo decirles que disfruté tanto su traducción que ahora tengo ganas de leer más obras de Gógol (en manos de Ancira, claro). Y si no es de Gógol, pues de otros autores rusos o incluso griegos. Lo que me importa es leer a Selma Ancira.

En cuanto a Roma, lo que pueden esperar es un fragmento de novela inconclusa que sirve como recorrido a través de Italia que podría maravillarlos. Es claro que ese país era inspirador para Gógol (y no necesitábamos el prólogo para saberlo) y que su corazón estaba allá. No necesita una historia para justificar su elogio. Solo necesita pensar en sus calles y en su gente para armar un cuadro inspirador. También me quedó claro que Gógol no tiene nada positivo que decir de Francia. Y pues a través de los ojos de Gógol y Ancira, sí parece un país inferior.

Más sobre Ancira: http://www.elem.mx/autor/datos/2533
More...